www.fesja.com mi cuenta
DocControler
domingo, 21 de diciembre de 2014 - 12:48 a.m. Año 1, Núm. 1, 25/10/2006
PRINCIPAL 
Página principal
Buscar en sitio
Contacto
Preguntas frecuentes
Foros de discusión
SECCIONES 
Eventos
Metro Sur
Saltillo-Metro
DF & Área Metro
Tamaulipas
SLP
Ligas
Anuncios
Artistas
Artículos
Ministerios
Videos
Jóvenes UMN
Unión Interoceánica
OFERTAS
Noticias
Reporteros
EDICIONES 
Número 2
Números anteriores
ANUNCIOS 
Comparte
¿quién está en línea?
Música adventista
Ligas útiles
Relfexiones cotidianas

Importancia de la vitamina "A" en los recién nacidos
Editor Ministerio de Salud

Escrito por: José Luis Méndez Chagoya. Estudiante de la carrera de Medicina.
 
La vitamina A es una vitamina liposoluble, uno de los principales micronutrientes con grandes beneficios en la salud de los niños, mayormente cuando es administrada en los primeros días de vida. Indispensable para la formación y el mantenimiento de huesos y dientes sanos, estimula la maduración del epitelio gastrointestinal y respiratorio, mejora la respuesta del sistema inmunológico y se ha comprobado su eficacia para reducir significativamente la mortalidad infantil así como la incidencia de xeroftalmia (enfermedad de los ojos caracterizada por las sequedad persistente de la conjuntiva y opacidad de la córnea), infecciones respiratorias y enfermedades diarreicas, además de que su uso como suplemento es útil como terapia coadyuvante en el tratamiento del sarampión. También se le conoce como retinol porque interviene en la generación de pigmentos de la retina y promueve la buena visión. Es una vitamina requerida para la reproducción y la lactancia 1,5.
 
La deficiencia de esta vitamina es un problema de Salud Pública principalmente en personas que viven en países en desarrollo1. Entre 5 y 10 millones de niños alrededor del mundo presentan alguna patología ocular por la deficiencia de esta vitamina y otros 100 millones no presentan signos clínicos pero tienen alguna deficiencia1.
Al mejorar los niveles de esta vitamina se incrementa la sobrevida de niños entre 6 meses y 6 años de edad, se reduce el riesgo de mortalidad por sarampión hasta en un 50%, el riesgo de mortalidad por diarrea en casi un 40% y la mortalidad infantil en general en cerca de 25-30%1. Aunque a partir de 1993, México adoptó la suplementación con una megadosis de vitamina A durante las Semanas Nacionales de Salud cuya población blanco era el grupo de niños de 6 meses a 4 años de edad que habitan en áreas con tasas de mortalidad elevadas por enfermedades diarreicas y respiratorias agudas, la OMS, en su informe global publicado en 1995, afirmó que la población mexicana presentaba deficiencia subclínica de esta vitamina1.
 
A partir de 2005, la Secretaría de Salud a través del Consejo Nacional de Vacunación (CONAVA) acordó la suplementación con una dosis de 50 000 UI de vitamina A vía oral a todos los recién nacidos con el objetivo de disminuir la mortalidad infantil en nuestro país1. Los mayores beneficios de la administración de vitamina A se observan en los recién nacidos con bajo peso al nacer, sin embargo después de la administración de una megadosis puede presentarse abombamiento de fontanela, esto es transitorio y por lo general desaparece en las 72 horas siguientes, sin necesidad de tratamiento1.
 
Además de la dosis vía oral de vitamina A para los recién nacidos acordada por la Secretaría de Salud es importante que el lactante la siga recibiendo a través de la dieta. La principal fuente de esta vitamina en la dieta del lactante es la leche materna, la cual continúa siendo de suma importancia hacia su segundo año de vida.
En su defecto, puede encontrarse en ciertos tipos de leches artificiales, leche completa de vaca y otros productos lácteos2,3. Por la misma razón, en zonas con carencia de vitamina A, las madres necesitan recibir suplementos después del parto para aumentar los niveles de esta vitamina en su leche. Si no se proporcionan suplementos, las reservas de vitamina A del lactante tienden a acabarse hacia los 6 meses y es crucial proporcionar alimentos ricos en esta vitamina cuando se inicia la alimentación complementaria y puede encontrarse en hígado de pollo, aceite de pescado, yema de huevo, verduras de color oscuro y frutas de color anaranjado (no cítricos) 3,4.
 
La restitución de niveles normales en niños con deficiencia de este micro nutriente se asocia con una disminución de las admisiones hospitalarias que se refleja en un menor costo de los servicios de salud.

Referencias

    1. INPS. 2006. Beneficios de administrar vitamina “A” a los recién nacidos. (Publicación en línea). Disponible desde internet en: http://bvs.insp.mx/infpd/nemeficiosvita.pdf (con acceso el 16 de febrero de 2007).
    2. Fomon, Samuel. Nutrición del lactante. Mosby, Doyma Libros. 1995. Vitamina A y carotenoides.    
    3. IBFAN. Agosto de 2005. Lactancia materna y alimentos caseros: una transición cuidadosa y saludable. (Publicación en línea). Disponible desde internet en: <http://www.ibfan/alc.org/boletines/ibfaninf/A3N120.htm> (con acceso el 18 de febrero de 2007).
    4. LINKAGES. Actualizado en diciembre de 2002. La leche materna: una fuente esencial de vitamina A para lactantes y niños pequeños. (Publicación en línea). Disponible desde internet en: <http://www.linkagesproject.org/media/publications/facts%20for%20feeding/FFFvitASp.pdf> (con acceso el 18 de febrero de 2007).
    5. MedlinePlus. Actualizado el 27 de octubre de 2004. Vitamina A. (Publicación en línea). Disponible desde internet en: <http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002400.htm> (con acceso el 19 de febrero de 2007).

 
 

 
ARCHIVOS 
PRÓXIMOS 
Colectivo de escritores
Apoya con tus donativos y oracioines
Estudia y comparte tus opiniones
Compártenos tus noticias
--------------------------------------------------
Para estudiar y escuchar
Fotógrafo profesional adventista
MODA & FE
Mundo Adventista
 
Acerca de | Formas de contacto | Convenio de usuario | Políticas de privacidad
 
--- www.fesja.com ---
Visitas: 2587178