s
 

 

NUCLEO 1
- Epistemología

- Cosmovisión

- Funciones y Objetivos

NUCLEO 2
- Fundamento antropológico

- Fundamento axiológico

- Fundamento teleológico

NUCLEO 3
- Declaración sobre la filosofía adventista de la educación

- El cristiano ante la cultura

- Factores
co-curriculares en la formación estudianti
l

- Integración fe-enseñanza de los conceptos a la práctica

- Un fundamento bíblico para la integración fe y aprendizaje

NUCLEO 4
- Instituciones educativas

- Programas curriculares

 

 

FUNDAMENTO TELEOLÓGICO

La educacion. ¿Transmisión del saber...?

La educación siendo el rubicón que permite a los individuos el ascenso dentro de la sociedad y percibida como el quehacer formador de las capacidades de las naciones para el desarrollo social, su aspecto excesivamente normativo debería corresponderse con fórmulas que vayan más allá del mero concepto educativo y reestructurar su concepción desde una óptica real. Con el tiempo se hizo evidente que la educación era el medio más acertado para la formación de la personalidad e identidad de los seres humanos; ésta adquirió un papel relevante en la sociedad, llegando a establecerse institucionalmente con el objeto de formar individuos que respondieran a las necesidades del sistema económico, político y social, restándole interés a las características individuales de los mismos y a sus necesidades, desvirtuando así su finalidad.

En sus primeras etapas, la educación era el medio para el cultivo del espíritu, de las buenas costumbres y la búsqueda de la "verdad"; con el tiempo las tradiciones religiosas fueron la base de la enseñanza. En la actualidad el aprendizaje significativo y la formación de un individuo reflexivo y crítico son algunos de los aspectos más relevantes que se plantea el sistema educativo. Aún con los adelantos y nuevas posibilidades de apertura, es necesario preguntarse si realmente se está educando para la vida, o existe un desfase en la pertinencia de los aprendizajes tal como lo plantea Esté A.(1995), "... el alumno egresado de la escuela básica, no vincula sus aprendizajes con los procesos sociales o económicos.

Poca utilidad tienen esos aprendizajes para los requerimientos cotidianos de la producción económica, cultural o para la vida cotidiana y doméstica" (p.17). Cabe preguntarse, ¿Dónde comienza el problema?, ¿Por qué esta falta de cohesión?

 

La educación se ve obligada a considerar aspectos que van más allá del simple marco de la educación reglada o académica. La perspectiva de la educación exige conjuntar y aunar una serie de factores que influyen para su optimización y que deben tomarse en cuenta. En la actualidad existe una forma de enseñar muy particular a pesar de las imposiciones institucionales, caracterizada por su constante referencia a la espontaneidad, y más que a una posición de rebeldía, motivado esto a la "incomunicación" debido a que el fundamento teórico no se corresponde con la práctica educativa y de esto pueden dar fe miles de educadores venezolanos.

Uno de los puntos álgidos de esta situación es la forma de transmitir el saber y cómo lograr este proceso con eficacia, parte de la exigencia de la formación del profesorado, que debe incluir una experiencia real de la acción pedagógica, sustentada por la reflexión teórica, para que el docente se forme para formar con características bien definidas, capaz de ser un comunicador de los procesos educativos, facilitador de los aprendizajes, constructor de técnicas e instrumentos evaluativos del proceso educativo, orientador educacional, administrador y gestor de estos procesos y sobre todo, sensibilizador de los elementos inmersos en la educación.

La educación así estará orientada hacia la integración de la práctica educacional, en un todo lógico, consistente y coherente, siendo éste el "matrimonio ideal", para lograr un producto educativo de alta calidad y la integración del individuo a una sociedad que, aún no siendo justa, podrá afrontar con criterios adecuados. En procura de ese ideal, el educador requiere una comprensión clara de lo que hace, así como un marco complejo del hacer educativo, (aunque a veces no esté explícito) y de creencias según las cuales su práctica adquiere sentido; es necesario que posea algún tipo de "idea" que sirva para orientar y explicar su forma de enseñar. Identificar la praxis educativa, se corresponde con el entendimiento en el cual se basa una acción de este género. Si uno de los problemas fundamentales de la educación es la discrepancia que existe entre la teoría y la práctica, es evidente que, o no existe basamento teórico sustancial, fundamentos filosóficos e ideológicos o el docente no ha comprendido la necesidad de fusionar el saber teórico con la experiencia ya que carece de herramientas.

Poca utilidad tienen esos aprendizajes para los requerimientos cotidianos de la producción económica, cultural o para la vida cotidiana y doméstica" (p.17). Cabe preguntarse, ¿Dónde comienza el problema?, ¿Por qué esta falta de cohesión?

 

La práctica educativa no es una forma de comportamiento no meditado que pueda convivir separadamente de la teoría, en cualquier caso, la conciencia reflexiva una vez ejercitada para ésta, será la que determine el fin esperado y el saber como expresión de una realidad social y cultural para la vida.